miércoles, 3 de febrero de 2010

Fría y en bandeja de plata

11 días.
264 horas.
15840 minutos.
950400 segundos.
Podría seguir contando. Podría seguir poniendo ceros, pero se me ha estropeado la calculadora y usando los dedos tardaría una eternidad que no tengo.
El caso es que once días en la vida de una anciana son muuuuucho tiempo. Son como 77 días en la vida de una persona que no ha alcanzado la edad de jubilación. Porque el tiempo pasa volando mientras maduras pero, cuando te acercas al final, se estira y ralentiza y los minutos se convierten en horas y las horas en días y los días en... bueno, ya me has entendido ¿no?
Así que podría decir que han pasado un par de meses.
2 meses desde la última vez que tuviste noticias mías.
¡¡¿¿Y acaso te has preocupado por mí??!!
No, claro que no.
Ni siquiera he recibido una mísera llamada interesándote por mi bienestar. He estado once días postrada en cama, aislada del mundo, padeciendo una horrible sequedad ocular y tú ni siquiera me has mandado unas flores.
Quién sabe. A lo mejor se perdieron por el camino. Y tal vez el cartero, que me odia desde aquella vez en que le eché al perro, me robó la postal que me enviaste. Y quizá el chico de la pastelería se comió los pasteles que habías encargado para mí antes de entregármelos.
¡¡O a lo mejor lo que pasa es que eres el peor nieto de mentirijillas del mundo!!
Y pensar que llegué a soñar que te presentabas en mi piso con tu brillante armadura y derribabas mi puerta para asegurarte de que mis nietas, las de verdad, no me habían encerrado en una residencia.
La culpa es mía, claro, por dar siempre más de lo que recibo. Pero que sepas que, aunque soy una abuela y mi amor es incondicional...
¡Ésta te la guardo!
Así que vigila tus espaldas, chico, porque saltaré sobre ti cuando menos te lo esperes.
Mis venganzas siempre se sirven frías. Preferiblemente acompañadas de un buen pedazo de pastel.

13 comentarios:

Jo Grass dijo...

ESo mismo dice mi madre, quejándose del poco caso que le hacen sus nietos mayores a quienes ha criado pero, ella despotrica a viento y marea y luego, cuando se les ocurre pasar a verla, les tiene preparado el bizcocho!!!

Eso es amor, lo demás literatura!!

Besitos y a reponerse pronto.

PaGe dijo...

Vaya, no lo sabía. Espero que ya esté mucho mejor, Doña María =).

Dara Scully dijo...

¡Que el pastel no sea de arándanos! Que no les gusta nada formar parte de venganzas a los bonitos pasteles azules.



pd: yo me acordé de usted hoy, mientras me ponía la bufanda de lana que le tejió a Coco (que me la ha prestado)


un miau
desde Laponia

Julieta dijo...

Estuvo ausente 11 días!? la verdad es que ni me había dado cuenta, es que estuve con mi abuela, la de verdad :P
Un beso y no se ponga así, para qué se va a calentar si después se tiene que enfriar...

ANA dijo...

así se habla, di que sí!!!!

Por cierto, seguro que te gusta esta joyita...
http://www.theladyandthereaper.com/

Este maravilloso corto realizado en la ciudad de Granada por Kandor Moon ha sido seleccionado como finalista para la entrega de los Oscars de este año. Es el primer corto español en ser nominado en esta categoria y nos lo vamos a llevar!!!

besicos

Pilar Cabero dijo...

Vaya, doña María, espero que esté usted mejor.
No se enfade con su nieto, seguro que se ha acordado mucho de usted.
¿Qué tal la han tratado sus nietas?
Ande, póngase buena.
Besitos

Kiwi dijo...

Jiji...
Pues tu nieto ya puede estar poniendo pies en polvorosa.
No me gustaría nada de nada que quisieras vengarte de mi xD
Ni aunque te amansaras con tarta de bizcocho.

Suerte con tu Vendetta!

Srta. MariSuZi dijo...

Doña Maria, el viernes pasado estuve revisando cada poco a ver si habia una pizquita de humor para pasar el fin de semana, y mecachis que no.. y hoy por fin sin esperanzas siiiii, y va y nos echa la bronca... vamos vamos... De todo a pasado por nuestra mente.. despues de decir que iba al médico y en que condiciones. Pensaba que la habian dejado ko en el primer round con el abuelo cebolleta, que hizo la mili cuando la mili era mili...

María José dijo...

ese.maldito.roedor.deberá.pagar!
¬¬
prepárele.unos.ricos.queques.
para.que.se.atore.comiendo.
=)

Saludos.'eñora.María!

Nieves dijo...

¿No me diga, Doña María, que ha estado usted pachucha con sequedad ocular?
Eso va a ser de mirar tanto la pantalla del ordenador.
Si es que no para y eso pasa factura.
No se enfade con su nieto y exíjale que le compre una caja de bombones por lo menos. Mientras se deleita con elo chocolate, seguro que se le pasa el enfado y le perdona.

Leerla me relaja de un modo increible. Muchas gracias por volver a estar aquí.

Un beso

José dijo...

Hola Doña María. Me atrevo a escribirla, aunque tiene un cuchillo entre los dientes, para contarle que quisiera poder utilizar algunas de sus experiencias y sus textos en un taller con mujeres mayores (un poco menos que usted)que llevo una vez por semana desde hace tiempo. Se trataría de leer alguno de sus textos y debatirlos un poco. Estamos leyendo "Caperucita en Manhattan" y el tema de discusión ahora gira sobre en qué consiste ser de verdad un abuelo. ¿Le parece bien? Si no veo volar cuchillos a mi alrededor, supondré que sí. Un saludo.

Camaleona dijo...

Jolín Doña María, prometo que siempre ando por aquí... aunque no le diga nada... no vaya a ser que un día le dé por amenazar...

Hollie A. Deschanel dijo...

Es que en caliente no sabe igual.

¡Beso!