domingo, 2 de mayo de 2010

El secreto está en la mezcla

El otro día hice uno de mis postres favoritos, hijo, y he decido compartir contigo la receta. No te preocupes no es nada complicado, ya sabes que soy de gustos sencillos. ¿Y qué hay más sencillo que un flan de huevo?
Sí, lo sé. Lo que de verdad querías saber era cómo hago ese riquísimo bacalao a la vízcaina, pero, sinceramente, se me ha olvidado. Así que tendrás que conformarte con mi delicioso flan de toda la vida.
Ah, pero el mío es especial. Muy especial. Te diré que ingredientes usé:

500 ml de leche entera
5 huevos
200 gr de azúcar
1 botella de mistela
1 pizca de maldad
5 cucharadas de mi ingrediente especial
Una ramita de premeditación
Unas gotas de alevosía

Primero hice lo más difícil: darme valor. Así que cogí la botella de mistela y me bebí un buen trago. Después puse un par de cucharadas de azúcar en la flanera, junto con la ramita de premeditación y las gotas de alevosía, y las calenté a fuego lento. Cuando los ingredientes se licuaron, procedí a extender el caramelo por toda la superficie del molde con mucha pericia, evitando que se me cayera en un ojo o que se solidificara durante el proceso.
A continuación, en un bol aparte batí los huevos. Ya sé que lo normal es hacerlo con un tenedor o unas varillas, pero tengo 85 años, hijo, y me canso enseguida. Así que usé la batidora. Cuando empezaron a espumar, les añadí el resto del azúcar y la leche y lo mezclé todo bien. De nuevo con la batidora (a punto estuvo aquello de convertirse en mayonesa).
Mientras esperaba que la maquinita ejerciera su magia, me bebí un nuevo lingotazo de mistela, para recompensarme por el esfuerzo.
Finalmente, vertí la mezcla en la flanera y añadí mi ingrediente especial: cinco cucharadas de LAXATÓN, que según la chica de la farmacia es el rey de los laxantes, el purgante definitivo, el campeón de los medicamentos para… bueno, ya sabes para qué. Espolvoreé la pizca de maldad y lo metí al baño María en la olla exprés. También se puede hacer en el horno, pero en mi receta no está incluida la paciencia. Cuanto más rápido mejor. Así no hay posibilidad para el arrepentimiento.
Y, mientras contaba los minutos, me di ánimos con otro chupito de mistela. Y otro más. Y otro.
Después de media hora más o menos, ya estaba hecho. Lo saqué con cuidado (aunque me quemé los dedos y estuve a punto de tirarlo) y lo dejé enfriar.



¡Ah, qué olor más delicioso! Mi flan especial estaba listo para ser degustado. Y, ¿qué hice? Pues sí, hijo, me tomé otro vasito de mistela porque había que celebrarlo.
Para la hora de comer estaba un pelín achispada, para qué lo voy a negar, así que no me costó fingir que no tenía ganas de comer. Me senté y contemplé cómo mis tres nietas se lanzaban cual lobas hambrientas sobre el postre que su abuela, con tanto cariño, les había preparado, y se lo zampaban enterito.
Quince minutos después empezó el espectáculo. No describiré los detalles asquerosos pero te diré, hijo, que en mi casa sólo hay un baño.

Doña María: 1 – Nietas de Doña María: 0

Y esto es sólo el principio.

26 comentarios:

Wouh. dijo...

jajaja, pero pues que rico se ve ese postre... quisiera comer algo parecido ahora, por cierto son las únicas cosas que puedo comer se estará preguntado por que ? no es verdad, le contaré... me sacaron las muelas del juicio, entonces usted entenderá que no puedo morder, y las cosas que puedo comer (puré de papas, sopas, etc) mucho no me gustan, echo de menos el pancito a la hora del té.

Cuidese y que sea una GRAN semana para usted.

Jo Grass dijo...

Bueno, está claro que usted, cuando se achispa, se pone de lo más creativa en la cocina. La verdad es que tiene muy buena pinta ese flan. Sienta bien descansar con un triunfo a nuestras espaldas, ese 1-0 estoy segura de que le rejuvenece, pero controle la mistela, no se vaya a poner mala del hígado o algo...

genesis dijo...

Doña Maria que gracioso cuando lei los ingredientes me imagine que era una trampa para sus nietas pobres me imagino la escena peleandose por entrar al baño mientras usted se reia carcajadas didno de tomar unas fotos y subirlas facebook.

Malena dijo...

Es igual a mi abuela. Igual.
¿Es la edad la que las pone así? suerte que ya no tengo 15 años y de vez en vez el marcador me da la ventaja.
Un beso para usted, como los que ponen de pelos a mi abue.

PaGe dijo...

¡Doña María! ¡Qué mala! XDDDDD
Bueno, sí, merecían un castigo, ¡pero eso es empezar fuerte! Habrá que ver con qué sigue luego, miedo me da... Hablando de miedo, ¿no teme a las posibles revanchas de sus nietas?

Cuidado con la bebida, no hay que pasarse ^^.

Marisa dijo...

que receta mas genial, Doña María. Tomo nota, tomo nota. Lo que más me ha gustado ha sido el ingrediente Mistelero (me encanta bien fresquita). Aunque lo mismo paso del flan, ya que yo no tengo nietas y ya voy yo lo suficientemente 'suelta' y me dedico a 'piparme' la botella mistela con premeditación y alebosía...
Como veo que es una experta en cocina, espero ansiosa su proxima receta. Muchos Besos.

Pilar Cabero dijo...

Uy, uy, uy. Doña María ha sido muy mala. Pobrecitas sus nietas, ¿no le ha dado pena?
Yo pensaba que estaría muy orgullosa de que la licenciada haya ganado un premio, pero por el modo en que lo ha celebrado... no sé yo qué pensar.
Ande, no le dé tanto a la mistela no sea que se ponga mala.
Besitos

Mariette dijo...

¡Doña María!

Ahora no me queda más remedio que marcar que va a ir usted al infierno! Será usted mala!

(La próxima vez puede probar con algo para dormir, que sería menos asqueroso y la dejaría campar por sus anchas...)


Guárdeme la próxima vez algo de Mistela!

Abrazos

Liz dijo...

Riiico doña maria! A mi me encantan los postres y los dulces :D y apuntare la receta para hacerla alguna vez.

gracias :D

se me cuida y ojo con las lluvias mil.

Nieves dijo...

Tiene una pinta estupenda.

Helena dijo...

Jajajaja Doña María, pero que vengativa es usted. ¿No le da lástima de sus nietecitas? Me ha encantado lo de premidetación y alevosía..¡¡ Qué Ingenio tiene usted !!... es la bomba ¡¡¡¡
Cuidadín con el mistela Dña María.

Alís dijo...

Jajajaja
Creía que la mistela sería para el flan (diarreicas borrachas podrían estar más divertidas), pero el uso que le dio no estuvo mal.
En todo caso, a partir de ahora, asegúrese de que sólo bebe de botellas recién abiertas. Me temo que sus nietas querrán vengarse.
Un beso grande, doña María (disfruté con usted su venganza).

Victoria Rodríguez dijo...

¡Jajajajaja...! Doña María, pero qué mala uva tiene usted... No quiero ni pensar lo que estará tramando a continuación...

Ana Iturgaiz dijo...

Estoy empezando a alegrarme de no haber conocido nunca a mis abuelas. ¡Por si las moscas!

Completamente Gilipollas dijo...

Que hambre Doña Maria... que hambre!!!
Siempre suyo
Un completo gilipollas

María José dijo...

ñam ñam... una dulce venganza...
muy bien hecho!

Saludos!

Nieves dijo...

La foto del flan le ha quedado calcada, Doña María.
Se ve riquísimo.
Pero, si usted me lo permite, no voy a tomar nota de su receta. De los lingotazos de mistela, sí, claro, pero de la receta.......
Mire usted, es que aunque yo tengo dos baños en casa, me chincha un montón tener que limpiarlos y con este flan no ganaría para productos.

Eso sí, si usted recuerda la del bacalao a la vizcaína y no lleva ingredientes raros, me tomaré nota.

Gracias por hacerme reír.

Besos

Dara Scully dijo...

Ay qué cabrita, Doña María, jajaja. Qué pena no haber estado allí para ver todo eso en primera persona.


(un besito
de parte de mi
elefante)

Srta. MariSuZi dijo...

Doña Maria,
En un principio estaba ilusionada esperando un comportamiento propio de su edad, pero vamos el final ha sido de parvulario. De todas maneras, una sonrisa se ha dibujado en mi cara pensando en sus nietas, algo de complicidad? La proxima vez que haga una merendola suculenta no se fiarán y se la dejarán para usted sola, tengalo en cuenta por las medidas digo.

Cris dijo...

juasjuas... Y yo aquí muriéndome de hambre...

Besitos!

Camaleona dijo...

Ya me extrañaba a mí que nos fuese a dar una receta de flan monda y lironda...
A veces me alegro de no tener abuela.

Alicia dijo...

Me encantó su blog...agradezco su buena onda!!! Un saludo!!!

Ángeles Ibirika dijo...

Doña María, cuando nos juntemos para merendar lo haremos en la mía. Y no es necesario que le explique el por qué ¡jeje! Pero sea donde sea nos justaremos, que ya tengo ganas de volver a verla.
Un abrazo gordo

PD: me acabo de hacer seguidora porque se me escapaban las nuevas entradas. Debe ser la edad, pero yo juraría que ya era seguidora hace muchos, muchos lustros ¡jeje!

Patricia Sutherland dijo...

Jajaja ¿Así que las ha mandado al baño con un flan a modo de aperitivo de una venganza terrible? Muy pero que muy bueno, Doña María. Algo así sólo se le podía ocurrir a usted :-)

Maria dijo...

acuerdeme Dña.Maria de q cuando me invite a merendar nunca pedirle nada de postre,solo con su compañia y su estilo de hacerme disfrutar,tengo bastante!!

Un bs

Kyra Dark dijo...

Dios mío!!!! Jajajajajaja
Recuérdeme que nunca vaya a comer a su casa!!!! O por lo menos no sin llevarle mistela y la comida. XDD
Aunque estoy pensando.... ¿Cuánto me cobra si le llevo a mi suegra? ¿Me la espantaría? XDD